Muchas mujeres encontrarán el título de este artículo completamente irreal o, como mucho, completamente imposible y solo factible para los superhéroes. Esto se debe a que tanto el código como los niños son irónicamente similares en el sentido de que exigen dedicación a diario, ponen a prueba tu paciencia y perseverancia, te quitan preciosas horas de sueño e incluso pueden hacerte llorar una cantidad considerable de tiempo. Pero aunque parezca imposible, en este artículo las participantes de CodeWomen, Shaminderjeet y Nurjannah, comparten sus experiencias de aprender a programar mientras criaban a sus hijos.

shaminderjeet se unió a MigraCode en 2021 gracias a las becas otorgadas por nuestro socio INCO Academy para estudiar el curso de Soporte y Seguridad de TI. Después de graduarse con éxito, decidió continuar su formación en habilidades digitales para seguir una carrera en tecnología. Así, actualmente se encuentra realizando el curso de Desarrollo Web ofrecido por MigraCode. Al mismo tiempo, está criando a su bebé Ikam, de 18 meses.

de su lado, Nurjannah se interesó en el sector de la tecnología hace dos años, después de unirse a una conferencia organizada por otra academia de código. A partir de ahí, conoció a nuevas personas que la iniciaron en la codificación y con quienes se llevaba bien. Hoy, es voluntaria en CodeWomen mientras busca trabajo como desarrolladora y cría a su hija Zia de 8 años.

Al ser consultada sobre las dificultades que enfrentan, Shaminderjeet responde que ser madre en esta carrera es un desafío, pero al mismo tiempo “la maternidad es una bendición y no la tomo como una carga”. Su hijo ahora está en una edad en la que realmente necesita atención, por lo que es difícil para ella trabajar desde casa. “Hoy no pude reunirme con mi mentor porque mi hijo me necesitaba, así que tuve que cancelar la reunión en el último minuto… Otras veces solo abro mi computadora portátil para trabajar en algunos ejercicios, pero Ikam quiere agarrarla”, ella explica. 

Para Nurjannah, su principal dificultad es lidiar con la confianza en sí misma. Es una madre soltera que en estos momentos se encuentra desempleada, situación que define como “aterradora”. Según ella, hace dos años era realmente un desafío solicitar puestos de trabajo, ya que experimentaba un rechazo a sí misma. Además, durante el COVID-19, pasó los primeros cinco meses de encierro separada de su esposo y de Zia, lo que la hizo colapsar repentinamente. “Pero un niño es otra persona a la que hay que cuidar, así que no te puedes derrumbar”, dice. Afortunadamente, ahora Zia es mucho mayor y, por lo tanto, más autosuficiente. 

Shaminderjeet también está actualmente desempleada, lo que crea una situación muy complicada para que ella progrese en su carrera. Como no puede permitirse el lujo de dejar a su hijo en un jardín de infancia, no tiene mucho tiempo para trabajar sola y, por lo tanto, a veces llega a clase sin haber repasado las lecciones anteriores. En este sentido, tanto Shaminderjeet como Nurjannah coinciden en que unirse a la comunidad de CodeWomen ha sido de gran ayuda. “Estas mujeres cambiaron mi vida. Cuando hablo con ellos tengo la sensación de estar energizado, hay un intercambio”, afirma Nurjannah.

Además, tener que preocuparse por el futuro también es estresante para dos mujeres que cambiaron de carrera y están formando una familia. “Mi edad y el hecho de ser madre son mis principales preocupaciones en este momento”, explica Nurjannah, ya que siente que tiene “menos energía para repartir al final del día”. Por su parte, a Shaminderjeet le preocupa tener suficiente tiempo para pulir sus habilidades, ya que programar “no se trata de terminar un curso sino que requiere un aprendizaje continuo”.

Sin embargo, Shaminderjeet afirma que “tomar este curso fue mi decisión y, por lo tanto, no quiero usar a mi hijo como excusa. Un niño va a ser niño hasta los 16 años”. Como reflexión final, ambas mujeres coinciden en que el mejor consejo que podrían dar a una futura 'mamá en tecnología' es establecer prioridades. “Encuentra el equilibrio entre tu corazón y tu cabeza”, dice Nurjannah. “¡Y piensa que, si sobrevives a eso, sobrevivirás a cualquier cosa! También sientes un poder interno cuando eres madre”, concluye Shaminderjeet.

Categorías: Blog

0 comentarios

Deja un comentario

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.